martes, 21 de junio de 2016

Sobre Juego de tronos, o por qué la serie tiene el éxito que tiene.

Buenas noches. El domingo pasado se estrenó el penúltimo episodio de la sexta temporada de Juego de tronos (Game of thrones) y yo, por supuestísimo, lo vi en cuanto tuve ocasión. En esta entrada voy a hablar de mi opinión sobre la serie y, sobre todo, de mis motivos por los que la veo y por los que me gusta y me engancha. Obviamente, va a estar lleno de spoilers a partir de cierto momento; lo avisaré, tranquilos.

   Para empezar, he de decir que no he leído los libros (sacrilegio, lo sé). Hasta hace nueve meses no me llamaba la atención ni la saga (Canción de fuego y hielo, actualmente compuesta por cinco libros) ni la serie (Juego de tronos, cuyo título coincide con el primer volumen de la saga), pero nada de nada. No entendía esa enorme repercusión que tenía, ese afán por comentarlo todo, por hacer memes, gags y referencias constantes. No obstante, fue en septiembre, justo antes de empezar el curso, cuando me dio un ramalazo de curiosidad y me puse a ver los primeros capítulos. Aquí he de puntualizar que yo no veo series. He visto cuatro series completas en toda mi vida, para que os hagáis una idea.
   Y ya no pude parar. Entré en el mundo de Poniente con una facilidad asombrosa, y eso que la serie tampoco me fascina. Hay muchas cosas de la historia que no me gustan, empezando por el pesimismo que hay porque se cometen unos actos absolutamente brutales e inmorales constantemente, y siguiendo por el afán de violencia explícita y sexo (o más bien desnudez femenina) que, en mi opinión, a menudo se meten solamente para dar morbo y atraer a más audiencia.
Sin embargo, la historia es fascinante (reitero que hablo únicamente de la serie). Creo que es muy difícil hacer un despliegue tan grande de personajes y que todos tengan personalidad y papel propios; que el espectador siga las intrigas políticas con un interés enorme; que recuerde las subtramas, los nombres de todo el mundo, que le interesen todas las historias, que recuerde cada hilo argumental y que se emocione con cada escena. Pero lo han conseguido.
   ¿Qué es lo que más destaco?

   -Primero, el reparto. Creo que nunca he visto un reparto tan amplio y tan acertado. No puedo decir ni un solo personaje cuya actuación me parezca mala, o siquiera mediocre. Todos, todos los actores me parecen soberbios, se adecúan perfectamente a su personaje. Desde Peter Dinklage haciendo de Tyrion Lannister (el favorito de casi todos) pasando por Varys, Melisandre o Shae, hasta Ramsay (Iwan Rheon) o, por supuesto, Eddard Stark (Sean Bean). OJO: me parece importante puntualizar que veo la serie en versión original. Las voces de los actores me parecen fundamentales a la hora de actuar, y, en mi opinión, por bueno que sea el doblaje, nunca será como escucharlos a ellos.

   -Segundo, el guión, por lo que he dicho antes. ¿Cómo podemos seguir con interés a todos los personajes? ¿Cómo pueden darles a todos una evolución coherente, una personalidad propia? ¿Cómo se puede mezclar con éxito una escena de acción con otra romántica? Un guión muy bien pensado y escrito (aunque sí, creo que está cayendo por temporadas).

   -Tercero, la ambientación (y aquí abarco muchos aspectos técnicos: fotografía, efectos especiales, vestuario y maquillaje...). El mundo de Juego de tronos (o Game of thrones, prefiero decirlo en inglés, la verdad) es parecido al medieval, pero no del todo. Tiene toques que lo hacen diferente para que no nos creamos que es nuestro mundo unos siglos atrás: el vestuario, los edificios... nos enseñan cosas que no hemos visto pero que podemos calificar como "medievales". Simplemente, con ciertos detalles (los peinados de Cersei y Sansa en las primeras temporadas, p.ej.) nos damos cuenta de que no, no es Europa ni Asia ni nada. Es Poniente, con sus propias modas. Por no hablar de los increíbles escenarios, desde el Muro hasta Vaes Dothrak, el realismo de las batallas, las comidas, los viajes y un largo etcétera. Aquí también ayudan los nombres de los personajes (esto es mérito del autor, claro), pues la mayoría son inventados o modificados para que quede más exótico: Jon, Arya, Jorah, Robb, Eddard/Ned... también son cambiantes según el origen de cada uno (la familia Targaryen con las terminaciones en ys -Viserys, Daenerys, Aerys- o con el diptongo ae -Aemon, Daenerys, Aegon-).

   -Cuarto, la música. La serie tiene una maravillosa banda sonora, compuesta por Ramin Djawadi, que se adapta a la perfección en cada escena y recoge el espíritu de toda la serie. A continuación os enumero los temas que más me han cautivado: Main theme, Winterfell, I am hers and she is mine, Mhysa, You know nothing, Dance of dragons, Rains of Castemere...

   Creo que esos son los puntos que me han hecho engancharme mucho a la serie, tanto que ahora sí quiero leer los libros. A eso le añadimos la fantasía, el carácter épico, el carisma de algunos personajes (Tyrion) y sale un resultado, cuanto menos, espectacular. Digamos que el impacto que causa este mundo puede compararse al de El Señor de los Anillos o Harry Potter con respecto a la profundidad y la inmensidad que hay en él. Por ello, el lector-espectador siempre quiere saber más, descubrir más. Le encanta que otras personas sepan de ese mundo, compartirlo con ellas. Parece una tontería, pero une. De ahí mi motivación (y la de tantos otros) de comentar los episodios en Twitter, de retuitear bromas o escenas, de reírnos con los memes.


   Ahora ya voy a pasar a hablar de la sexta temporada, que es la única que he seguido según iban saliendo episodios. A partir de aquí, SPOILERS de toda la serie, sexta temporada incluida.

   ¿Qué me ha parecido? Pues no lo sé muy bien. La quinta temporada no me gustó mucho a excepción de algunos momentos (Drogon rescatando a Daenerys me pareció sublime, Tyrion viendo un dragón por primera vez, Sansa en Winterfell, Invernalia en español...). Y ahora, en la sexta, se nota que se han terminado los libros, puesto que en algunos momentos el guión decae por falta de novedades. Los episodios son más cortos, la acción más lenta. Se ha intentado solucionar con un acontecimiento "guay" por episodio: en el segundo, la visita de Tyrion a los dragones y la resurrección de Jon Snow; en el tercero, la deserción de Jon; en el cuarto, el poder de Daenerys... pero no se ven venir, o no tienen mucha relevancia, o se repiten. Por ejemplo, en el ¿sexto? capítulo, Daenerys solo aparece para animar por segunda vez a su ejército a luchar por ella. Pues sobraba, no hacía falta. Se echa de menos más presencia de Jorah, cuya escena final donde le confiesa su enfermedad a Dany me ha parecido de las más emotivas de la temporada. Tyrion pierde protagonismo porque en Meereen apenas pasa algo, y se nota también. Asimismo, todo lo acontecido en King's Landing (Desembarco del Rey) va demasiado lento y pierde interés; hay cabos sueltos que aún no se han resuelto y que me parecen simplones, como el asesinato del rey de las Islas de Hierro o en especial la conspiración de Dorne, de la que aún no se sabe nada de nada.

   No obstante, sí debo destacar algunos momentos que, efectivamente, son intensos y emocionantes. ¿Quién no se emocionó con Hold the door o con el reencuentro de Jon y Sansa? ¿A quién no le fascinó la batalla en la Torre de la Alegría? Y aunque ya vimos a Daenerys salir ilesa de las llamas, ¿a quién no le ha molado verlo de nuevo? Sí, la serie sigue teniendo su intríngulis. Y menos mal.

   Sin embargo, ese amor-odio ha cambiado del todo con este último episodio, el noveno. Ya es común en la serie que el penúltimo episodio de cada temporada sea el más intenso, el más chocante, el mejor al fin y al cabo. En la primera, fue la muerte de Ned; en la segunda, la batalla de Blackwater (¿Aguasnegras?); en la tercera, la Boda Roja (que fue, en mi opinión, uno de los momentos álgidos de la serie); en la cuarta, el ataque al Muro; en la quinta, el asesinato de Shireen y la huida de Daenerys en Drogon. Y en esta sexta temporada hemos visto nada más y nada menos que la llamada Batalla de los Bastardos, entre Jon Snow y Ramsay Bolton. A esta batalla le sumamos el "asedio" a Meereen, nada despreciable tampoco.



   Me ha parecido un episodio sublime. Uno de mis preferidos, sin duda alguna, un clímax total, una delicia para los sentidos. La edición, la magnífica actuación, en la que destaco la de Kit Harington (Jon), porque solo en su mirada se puede ver perfectamente el odio acumulado hacia Ramsay. Los demás también están maravillosos.
   Es un capítulo violento y brutal, realista y espantoso. Por si no fuera suficiente lo que ya ha hecho Ramsay, nos dan un motivo más para odiarlo cuando, con su inteligencia retorcida, hace que Jon eche a perder su única baza. Qué bien se le da jugar con las emociones de los demás. Esa parte (la de Rickon) me rompió el corazón. Jon tenía todas las de perder. Sansa tenía razón: Ramsay quería jugar con él, no debió de haber caído en la trampa. También he de decir que su consejo llegaba tarde (porque él no la escuchó en su momento) y que le debió de avisar de los apoyos de Petyr Baelish.
   La batalla está filmada con una maestría extraordinaria: efectos prácticos y digitales se mezclan con una naturalidad pasmosa (a diferencia de otros momentos donde sí canta más el CGI, como en Meereen). El enfrentamiento final entre Jon y Ramsay me ha parecido magnífico: se ve el odio acumulado de Jon, y cómo pierde los papeles completamente hasta que Sansa lo hace parar. Ramsay no podía salir ganando, antes o después su psicopatía le haría dar un paso en falso o subestimar a sus enemigos, como ha sido el caso con Jon en su lucha cara a cara, en la que creía que iba a salir vencedor con el arco.

   En fin, me ha dejado chocada. Espero con ansias el siguiente (y último, snif snif) episodio. Ojalá logre atar los cabos restantes y seguir con el listón alto. Ahora pasaré a enumerar mis episodios y momentos favoritos de la serie, que no son pocos.

Personajes preferidos: Tyrion Lannister (Peter Dinklage), por supuesto; Jon Snow (Kit Harington), Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), Eddard Stark (Sean Bean), Sansa Stark (Sophie Turner) -a partir de la tercera temporada-. Más atrás se quedan Jorah, Robb Stark, Aemon Targaryen, Jaime Lannister -a partir de la tercera temporada-, Podrick Payne...

Episodios preferidos: episodio 9 de la tercera temporada (Boda Roja), de la cuarta (la batalla al Muro, me fascinó de comienzo a fin) y de esta sexta.

Momentos preferidos en orden cronológico y en versión original:

1x09 Muerte de Eddard Stark

2x03 Tyrion jugando el "juego de tronos"

3x04 Dracarys

3x06 Ygritte y Jon escalando el Muro

3x09: La Boda Roja

3x10 "Ruptura" de Jon e Ygritte

3x10 Tyrion consolando a Sansa tras la Boda Roja

4x06 El juicio de Tyrion

4x07 Oberyn se ofrece como campeón para Tyrion

5x09: Daenerys montando a Drogon

6x02 Tyrion libera a los dragones

6x04 Reencuentro de Jon y Sansa

6x05 Hold the door


¿Cuáles son vuestros preferidos? ¿Creéis que me he dejado alguno?
Siento haber soltado esta perorata, pero necesita desahogar mi fandom por algún lado. ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.