miércoles, 11 de noviembre de 2015

Paseo

No sé si me ha salido muy bien o fatal, o si he conseguido lo que pretendía. Pero bueno, aquí está.


Paseo

Echó el cerrojo y bajó los escalones rápidamente, grácil como una gacela. Sus pisadas no hacían ruido. Llegó al portal, tiró, respiró una ráfaga de viento, dio dos pasos y se adentró en la ciudad como quien entra en un mundo mágico.
El sol brillaba, y también brillaban los rostros de los viandantes. Caminó entre la marea de desconocidos a contracorriente. Crunch, crunch, hacían las hojas secas que pisaban sus zapatos. Dejó de ver su sombra porque las nubes grises taparon el sol. Cruzó la calle, caminó por la acera con cuidado de no pisar las rayas. Anduvo un poco más. Cruzó otra calle.
Torció una esquina, torció otra esquina,
sonrió de felicidad,
suspiró de nostalgia

y el otoño

con parsimonia

se

la


tragó.


Laura TvdB, 11 de noviembre de 2015.

1 comentario:

  1. Es un relato extraño. No da la impresión de ser una mujer adulta tu protagonista, diría que es más bien una niña o una adolescente que escapa de su casa. O una chica que ve el mundo de forma distinta.

    ResponderEliminar

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.