jueves, 27 de agosto de 2015

Liebster Award.

Hola, hola. Hace varios meses que Sun me "premió" con el Liebster Award. ¿Os acordáis de esos premios que circulaban por blogger hace años? Pues es uno de esos. La verdad es que me suena muchísimo este nombre, a lo mejor ya lo he ganado antes, jajaja.

Bueno, el caso es que cuando me premió mi blog estaba de parón, pero ahora que ya se supone que está activo, pues me pongo a contestar, hala. Podéis ver el enlace a esa entrada de Sun Burdock aquí.

El premio tiene ciertas normas, las típicas de siempre. Pero, como bien sabéis, yo las adapto a mi gusto. Supuestamente tengo que nominar a once personas con blog, pero eso no lo voy a hacer porque a) no sigo a tanta gente y b) desprestigia mucho el valor (sentimental) de estos premiecillos. Así que me limitaré a darle las gracias a Sun por nominarme y a responder sus preguntas.




Preguntas

   1. ¿A qué escritor (sea cual sea) te gustaría conocer?
   Siempre he querido tener una larga conversación con Laura Gallego, me haría muchísima ilusión. También quiero conocer a José Ramón Ayllón y a Khaled Hosseini. Ah, y daría cualquier cosa por tomarme un café con Bécquer.

   2. Si pudieras decirle algo a cualquier personaje ficticio, ¿quién sería? ¿Qué le dirías?
   No sé a quién elegir de "mis chicos", pero creo que a Borja Arregui (Vigo es Vivaldi). Y le diría que es muy avispado y carismático, pero que tiene que tener ojo con su actitud de chico guay.

   3. ¿Sueles leer con música de fondo?
   No, me desconcentra bastante.

   4. ¿Qué tipos de temáticas te suelen gustar más?
   La novela fantástica, histórica y épica. Y si mezclamos las tres, mejor. También me pierden las buenas historias románticas y realistas.

   5. ¿Cuál es el peor libro que has leído?
   Pfff... recuerdo uno que se llamaba Brainwash, que me dio ganas de vomitar. Era malísimo en todos los sentidos (y digo era porque es el único libro en mi posesión que tiré a la basura); el tercero de Canciones para Paula, quizá, o algún juvenil deplorable como Oscuros: El poder de las sombras.

   6. Si tuvieras la posibilidad de retroceder en el tiempo y leer por primera vez un libro que ya has leído en el presente y te encantó, ¿cuál sería?
   En general la sensación que he tenido al terminar todos mis libros favoritos fue tan especial que se me hace durísimo elegir: En llamas, Mil soles espléndidos, Anna Karenina, La ladrona de libros... pero si me quedo con dos, sin duda son Alas de fuego (Laura Gallego) y Marina (Carlos Ruiz Zafón). Esos dos libros me cambiaron, y leerlos fue un descubrimiento.

   7. ¿Tienes algún libro repetido? ¿Cuál?
   Sí. Tengo La Emperatriz de los Etéreos en edición de bolsillo y tapa dura; ya había comprado la de bolsillo cuando vi una oferta de la otra edición (estaba a 5€), y es tan bonita que la compré; también tuve repetido Alas de fuego, por la misma razón, y Memorias de Idhún I: La Resistencia porque me regalaron la tapa blanda mientras que ya tenía la otra. Soy un poco friki, pero bueno. Se venden por segunda mano y ya está. A lo práctico.

   8. ¿Suelen regalarte libros? ¿Sueles regalarlos tú?
   Sí, me suelen regalar libros. Mis abuelos siempre me traían libros de Holanda, dos veces al año. Y mis amigos saben que nunca podrán fallar si me regalan un buen libro por mi cumpleaños. Yo solo los doy a la gente que sé que los va a disfrutar; por eso suelo regalar libros que yo misma ya he leído.

   9. ¿Cuál es el personaje más despreciable de los libros que has leído?
   Rashid (Mil soles espléndidos) debe ser el personaje más despreciable que he leído en toda mi vida. Marla (Alas de fuego) es también muy, muy odiosa. Esteban García de La casa de los espíritus es arjjjj. Y los padres de Matilda (Matilda) tienen tela también.

   10. A ese personaje tan despreciable de la pregunta anterior, ¿qué le dirías si lo tuvieras delante?
   No les diría nada. Me limitaría a darles a todos un buen bofetón. A Rashid, un golpe de remo. Y conste que no soy violenta.

   11. ¿Cuántos libros (aproximadamente) tienes en total?
   Buff, ni idea. Ni muchos ni pocos. Quizá cien. No lo sé, la verdad.


¡Y ya está! Un beso a todos.
Laura TvdB

martes, 25 de agosto de 2015

Ella cerró los ojos


Ella cerró los ojos para evadirse. Eran ojos de gato, ojos felinos; cuando estaban cerrados eran dulces y soñadores, cuando estaban abiertos eran negros y profundos. Ella cerró los ojos, tal vez para olvidar lo que había vivido. Pero no pudo. Las imágenes se clavan en el interior como flechas en una diana: certeras, repentinas e hirientes. Y ella no podía olvidar lo que acababa de ver y presenciar aunque hubiese cerrado sus ojos grandes y misteriosos.

Con los ojos cerrados el mundo parecía continuar, pero de una forma más lenta. Seguía oyendo los ruidos, tal vez incluso con más claridad que antes. Y sin embargo, la vida pasaba más lenta, transcurría con parsimonia, paseaba sin prisa entre las calles, árboles,  personas y automóviles destrozados. El grito de una niña, el claxon de los coches, el crujido de las hojas al ser pisadas, el ulular del viento, la sirena de la ambulancia, los hipos de un llanto, la confusión de unas voces. Sí, el mundo seguía. Pero a cámara lenta.


Ella abrió sus ojos felinos. Fue incapaz de ver nada por unos segundos, pero solo fue un instante; porque lo cierto era que, aunque la luz la hubiera deslumbrado de manera momentánea, los siguientes días de su vida estarían inmersos en una oscuridad fría y asfixiante.

Laura TvdB, 25 de agosto de 2015.