jueves, 25 de junio de 2015

Lo más alto.

Buenos días. He escrito un microrrelato. Para escribirlo me he inspirado en la canción The lucky one, de Taylor Swift. Os aconsejo que la escuchéis; es mucho más profunda de lo que parece.

And they tell you that you're lucky but you're so confused,
'cause you don't feel pretty, you just feel used.

Taylor Swift, The lucky one

Lo más alto

Te gustaban las alturas.

Los rascacielos eran sueños para ti; los veías de lejos y sonreías; llegabas a la entrada y echabas la cabeza atrás para medir su inmensidad; subías en el ascensor mordiéndote los labios de la ilusión, intentabas contener tu emoción, pero yo te leía el gesto y los pensamientos.
Y una vez arriba dejabas que el viento te acariciara, que la ciudad se deslizara a tus pies, que el mundo te dijera que te quería y que te reconocía. Porque el mundo te reconocía, vivías entre flashes y autógrafos y billetes y vestidos de lujo, y eras querida por todos, y te respetaban, te admiraban.
Te gustaban las alturas; por eso todos creían que tenías suerte, porque estabas en lo más alto, en la cima, en la cúspide, en el éxtasis.
Te gustaban las alturas; pero yo no presentí que fueras a subir a un rascacielos, que observaras el mundo desde allí y decidieras saltar, volar, irte. Todos te apoyaban, nadie te entendía.


Tal vez no te gustaban tanto las alturas. La cima te hizo hundirte en lo más profundo.


Laura TvdB, 25 de junio de 2015

4 comentarios:

  1. ¡Me alegro de que haya vuelto todo a la normalidad! :D Creo que se pueden sacar varias interpretaciones de este microrrelato, yo al principio creía que era una cosa, pero al acabarlo lo que se meha venido a la cabeza es una interpretación bastante distinta a lo que tenía en mente.

    Besos! :)

    Carol

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Laura!
    Tu relato me ha parecido muy cortito, pero me ha gustado bastante. Lo único que he visto «raro» es que en aquí has puesto demasiadas «y»:

    [...] Porque el mundo te reconocía, vivías entre flashes y autógrafos y billetes y vestidos de lujo, y eras querida por todos y te respetaban [...]

    Sé que lo has hecho adrede, pero a mí tantas «y» me chirrían un poco. Pero bueno, esto es sólo una opinión personal.
    La última frase me ha encantado.

    Besos. :*

    ResponderEliminar
  3. Hola Laura. Por fin otro de tus pequeños aportes. No toda la fama y el dinero traen la felicidad a una estrella. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Si asi es como algunas veces suele ocurrir. A veces cuando uno mas alto llega luego al caer mas fuerte será el golpe. Pero bueno son cosas. O el cuento también puede ser entendido por otra manera que no tiene nada que ver. Se enamoro tanto de los rascacielos y la altura. Y cuando llego creyo que la misión estaba cumplida, que no había mas nada por hacer. Y se entrego a lo alto, se arrojo al vacio. Y luego lo que hay después solo el Destino lo sabra. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.