lunes, 10 de septiembre de 2012

Crítica: Saga "Crepúsculo".

Editado: actualizado levemente a febrero de 2016.

Hoy llego con una nueva crítica, que en realidad ya hice hace un tiempo, pero tan rápido y mal que he decidido "extenderla".
Sí, siempre saco temas que dan mucho de sí, y la saga Crepúsculo seguro que todos la conocéis. Antes de nada, recalcar que como alguien se meta conmigo o con otro lector diciendo que mi crítica es destructiva, que no tengo juventud y ese tipo de chorradas su comentario será borrado en cuanto yo lo lea, y que no volverá a comentar en mi blog. No quiero más comentarios como en la crítica de Canciones para Paula. Hay que tener un mínimo de educación y respeto, y yo lo tengo con vosotros así que nada.
Bien, una vez explicado esto, comencemos:

Me he leído los cuatro libros: Crepúsculo, Luna nueva, Eclipse y Amanecer. De hecho, Crepúsculo me lo he leído en dos idiomas, español y holandés, así que sé de lo que hablo.
He visto todas las películas también: Crepúsculo, Luna nueva, Eclipse, Amanecer (Parte 1) y Amanecer (Parte 2).

Los libros tienen una temática bastante... ¿atractiva? Un boom que revoluciona las mentes de adolescentes que quieren amor prohibido o peligroso. Stephenie Meyer sabía que el argumento iba a causar un revuelo, y tenía razón.
Pero lo cierto es que a mí no me atrajo mucho eso de que una chica tímida y bastante ilusa (a ver, me refiero a que en la película la ponen bastante tontilla a la pobre, y en el libro tres cuartos de lo mismo) se enamorara del súper vampiro que brilla con la luz del sol, puede vivir de día, es guapísimo, etc.
Un vampiro así no cuaja. No puede ser. Y eso da pie a un enamoramiento inevitable.

Después, la historia engancha; entretiene mucho. Es, en cierto modo, original, y mentiría si dijera que me aburrió. La última parte de Crepúsculo, para mi gusto, es la mejor, porque hay algo de acción y de peligro y hay menos escenas romanticonas edulcoradas.

En Luna nueva, entra Jacob en el triángulo. Otro guaperas. Un prototipo de hombre perfecto igual que Edward que no existe en la vida real. Sin embargo, le cogí cierto afecto. Es un personaje con más profundidad que el resto, con más sentimiento. La historia de Luna nueva me pareció mejor que la de Crepúsculo, aunque la trama general casi no avance.
Eclipse me aburrió. Todo el argumento se basa en un peligro para Bella que hay que prevenir a toda costa. Y nada más. El nudo es ése y no hay ninguno más. En mi opinión, es el peor volumen de la saga.
Amanecer mejora mucho. Hay varias subtramas interesantes (aunque sigue habiendo dos nudos principales y poco más) y se desarrolla de una manera más atractiva, con más acción, peligro y tensión. Los personajes evolucionan un pelín y la historia cobra más sentido.

Resumiendo y en mi opinión, las tramas son algo flojas, aunque tiene algunos puntos que no están mal; la historia es rosita y perfecta, nada realista.
Por otro lado, la calidad literaria. Puede ser un libro entretenido, y es por el lenguaje sencillo y correcto. Sí, el vocabulario no es extenso, las descripciones son siempre iguales, pero no es malo tampoco. No hay que confundir superventas con obra de arte, pero tampoco historia floja y personajes flojos con bodrio.

Las películas son peores que los libros, como casi siempre. Los personajes son demasiado perfectos, y, para mi gusto, el reparto es pésimo. Cierto es que la música y los efectos especiales (los que hay) no están mal.

Por último: no comparéis Crepúsculo con Harry Potter ni con Los Juegos del Hambre. Porque son sagas distintas, personajes distintos, mundos distintos, calidades distintas y almas distintas. Sólo por haber vendido muchos ejemplares no tienen por qué parecerse entre sí. Crepúsculo es algo pasajero, pero Harry Potter no. Crepúsculo no tiene tanta alma, tanta repercusión. Y eso lo noto, y muchas otras personas también. No es cuestión de gustos, porque para gustos los colores. Es cuestión del interior. Hay libros con alma y libros que están hechos para vender, hay libros buenos y libros mediocres.

2 comentarios:

  1. Lo dije anteriormente y lo repito. Leí los libros para ver qué era aquello que tanto enganchaba solo encontré las cosas que has mencionado. Consecuencia, horas de mi vida que jamás podré recuperar. El primero me aburrió, el segundo un poco menos, el tercero me desesperó y el cuarto se me hizo tan previsible que no me sorprendí del final ¿a qué enviar tantos vampiros con tantos súper poderes si al final no pasa nada? Lo del lobo con la hija fue la patada final. Hay algo positivo de todo esto. Si la autora ha podido publicar no nos preocupemos, nosotros también podremos hacerlo algún día.

    ResponderEliminar
  2. Jaja, se nota que desde Canciones para Paula sabes cómo se las gasta alguna gente intolerante que cree que lo que les gusta (esos libros) son la cosa más chachi piruli que hay cuando en realidad coincidimos en que es una patata. La verdad es que me reí bastante con algunos comentarios porque eran absurdos. ¿Qué demonios es eso de decir "estamos ok" o lo de "ok contigo"? ¿Y lo de que no tienes juventud porque no te gustan esos libros? Eso es ya el colmo. ¿Qué pasa, que tenemos todos que leer esas cosas, porque si no somos unos amargados? ¡¡Venga ya!!

    ResponderEliminar

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.