jueves, 1 de septiembre de 2011

Recomendación cinematográfica: Oliver Twist.

¡Hola! Ya avisé que iba a recomendar más películas y/o libros. ¿Qué mejor día que hoy? xD.
Yendo al grano, la película es Oliver Twist (Oliver Twist, 2005). Hay varias (lógicamente, puesto que el libro es uno de los grandes clásicos de la historia, escrito por Charles Dickens), pero yo me refiero a una bastante nueva, dirigida por Roman Polanski, director de otras películas como El pianista o Macbeth. La película está basada en el libro, obviamente, pero tiene cambios importantes en la trama, o por lo menos eso me han dicho, puesto que yo todavía no me he leído el libro. De modo que sólo opino sobre la película.
Se desarolla en la primera mitad del siglo XIX, en una Inglaterra victoriana. Trata de Oliver Twist, un huérfano que en su orfanato pasa hambre y malas experiencias. Después, va a trabajar a casa de un enterrador, de donde se escapa al pelearse con un chico y ser catigado duramente. Camina hasta llegar a Londres, donde conoce a un chico ladrón de su edad, Artful Dodger, que le hace entrar en una sociedad de ladrones niños dirigidos por el viejo Fagin.
El género es de aventuras, con un toque dramático.
Tiene un reparto de actores excelentes, aunque no famosos: Barney Clark (Oliver), Ben Kingsley (Fagin), Leanne Rowe (Nancy), Edward Hardwicke (Mr. Brownlow)..., y una música maravillosa, compuesta por Rachel Portman. Es lo que más me asombró de la película, la música.
Muestra muy bien la época de esa Londres victoriana y lluviosa, con sus calles de vagabundos y borrachos, o bien señores refinados con sombrero de copa y reloj de oro. La diferencia entre las dos sociedades es brutal. Refleja la cantidad de presos y ladrones que ahorcaban para demostrar al pueblo lo que no debían de hacer.
A mí me encantó, de verdad.
Nada más. Un beso. :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.