jueves, 2 de junio de 2011

Abandonada

¡Hola! Venía a traeros dos poemas, uno que cuelgo a continuación, titulado Abandonada, y otro que es un mini-poema que cuelgo en otra entrada. En fin, espero que os guste.

Abandonada

Si giro el picaporte,
entraré.
No me atrevo, no sé si puedo,
no lo sé.
Tal vez.

Abro, suena un crujido.
La puerta de madera está vieja,
hace ruido.
Doy un paso y miro.
La alfombra de colores
no los tiene;
se ha ido el color y su tejido,
se ha ido su espíritu, su vida,
y llora sin sonido.
La cojo, con pena, y la tiro.
No la necesito.

Una película de polvo
vive en el sofá.
Me ve, grita sin hablar.
Estoy sola. Sin ti.
Eso no podía pasar.
Noto cómo el polvo entra también en mí;
me cala el ánimo, me seca la sonrisa,
hace que quiera llorar.
Polvo cubre mi corazón,
polvo que callado está,
polvo en la habitación.
Polvo entre tú y yo.

La sala abandonada,
tapada con mantas de olvido;
el arpa, descuidada,
no arranca ningún sonido.
Las notas que había en su interior
se han ido.

Esta casa no sirve.
Fue bonita, la mejor.
Ahora ya no,
ya no.
Aquí no reside nuestro amor;
no existe.
No debo llorar,
no me pongo triste.

Pero ¡con qué ganas oiría ese arpa sonar!,
ya veo tus dedos sobre las cuerdas deslizar.
¡Cómo deseo ver el rojo del sofá!
Nos veo a nosotros abrazados, sin hablar;
desaparece el polvo,
desaparece el odio,
desaparece todo.
Sólo tu y yo,
sólo nuestro amor.

¡Despierta!,
es un sueño.
¡Despierta!,
se acabó.

Laura TvdB, 2 de junio de 2011.

4 comentarios:

  1. Un poema intenso. Me ha gustado especialmente. Marcas muy bien la desesperación, la soledad, el olvido, mediante el polvo, la alfombra y el sofá descolorido, el arpa, cuyas notas ya no suenan más... Me ha recordado el poema de Bécquer, "Del salón , en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidada, silenciosa y cubierta de polvo, veíase el arpa. ¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas como el pájaro duerme en las ramas, esperando la mano de nieve que sabe arrancarlas!”. En fin, chica, que me ha encantado. Siento no haberme podido pasar antes, pero el selectivo me tiene frita. En fin, publica pronto. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Justo escribí el poema pensando en el de Bécquer! :)Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Un desgarrador poema Laura, reflejas muy bien la soledad interior, imagino que la sala se asemeja al interior del alma humana. Es precioso.

    ResponderEliminar

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.