sábado, 15 de julio de 2017

Crítica de "Wonder Woman".

   Buenos días, lectores.
   Hoy por fin os traigo algo que hace mucho que no hago: una crítica cinematográfica. De una de las películas más esperadas del verano, Wonder Woman. Ha recibido críticas mixtas, pero sobre todo positivas, algunas incluso muy positivas. La ponen como la mejor cinta de DC de los últimos años, a la altura de Marvel.

   Lo primero, quiero aclarar por qué voy a hacer una crítica de esta película. Es muy sencillo: por un lado, yo no soy fan de los cómics, y menos de superhéroes. He visto algunas películas de Marvel (Iron Man, Los vengadores, Capitán América...) y las típicas del género (Spiderman, la trilogía de Batman de Christopher Nolan, etc). Como género me es indiferente, pero si la película es buena, me gusta. Iron Man me gustó muchísimo, de hecho. Por otro lado, Wonder Woman es especial. ¿Por qué? Pues porque por fin una mujer es la protagonista indiscutible. Por fin hay una heroína con su propia película. Y se puede hablar de la visibilización de la mujer en el cine, aún más cuando la directora también es una mujer (Patty Jenkins) y el papel de Wonder Woman es un rol asignado normalmente a los hombres. O sea, que voy a hablar de la película en sí y luego de la película desde un punto de vista feminista-social.


   Lo primero es lo primero: en resumen, ¿qué me ha parecido? Pues, sinceramente, me ha parecido del montón. Una peli de superhéroes actual al más puro estilo americano, con escenas de acción vistosas, una cantidad abusiva de efectos digitales, un guion entretenido y personajes que intentan salirse del estereotipo pero caen en rasgos esquemáticos. En fin, podría decirse aquello de nada nuevo bajo el sol; la diferencia está en que sí que hay algo nuevo bajo el sol, y es, como ya he dicho, el protagonismo femenino absoluto.

   Con eso dicho, vamos a analizarla por partes.

   En cuanto a guion, he leído y visto por ahí que está genial. Pues no. El guion aporta poca originalidad. Sí, es una película entretenida, muy palomitera. No aburre en ningún momento, lo cual es imprescindible en una peli de acción. Tiene momentos logrados; la mitología de la que nace la historia de Wonder Woman no está mal (el mundo de las amazonas mola), algunas escenas bien construidas (la ya famosa escena de las trincheras tiene fuerza, sí, logra emocionar). Pero no deja de seguir un esquema clásico y manido: héroe que no sabe lo especial y único que es; pez fuera del agua y choque con la realidad; interés amoroso que le ayuda a desenvolverse en ese mundo, etcétera, etcétera. Intenta sorprender con un cabeza de turco que medio se ve venir, medio no.

   Si hay algo que me fastidia especialmente del guion es lo siguiente: uno de los mensajes más importantes de la película, aparte del antibelicismo, es que los seres humanos no somos buenos ni malos, que podemos elegir, que somos culpables de los crímenes más horribles y al mismo tiempo de maravillas. Es decir, un mensaje antimaniqueísta que puede sonar repetitivo pero es muy necesario y adecuado. Pues resulta que en la película hay una guerra, la Primera Guerra Mundial. ¿De qué bando creéis que lucha Wonder Woman? ¿Quiénes son los buenos, los ingleses y americanos o los alemanes? Pues sí: los alemanes no solo son malos, es que son poco menos que el demonio con ese plan que no voy a desvelar, la doctora Veneno y blablabla. Mirad, entiendo que los nazis hayan calado en nuestra sociedad y son algo así como la personificación del mal. Pero el mundo no es así de sencillo. Siempre los nazis los horribles y los americanos, ingleses y franceses como los héroes de la guerra. No. Pero, ojo, es que en esta película ni siquiera estamos hablando de Hitler y el nazismo. Estamos hablando de la Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra; y en Wonder Woman los alemanes son malos, malísimos. Steve (Chris Pine) diciendo que el ser humano no es blanco ni negro, y un minuto después, ¡pum, pum!, ¡muerte a los alemanes!
    A ver, no es que sea algo especialmente cantoso. Es simplemente un cliché más grande que una catedral y que no encaja nada con la moraleja de la película. Yo es que me canso mucho de esa visión americana de las cosas, donde los bandos están clarísimos, los personajes son ingleses pero el secundario más importante es estadounidense. Se huele el afán de EE.UU. como el obligo del mundo, eh. Un poco solo.

   Hablemos de la acción, de la trama. La película tiene secuencias memorables, que mantienen en vilo al espectador y cumplen su función. Se logra un equilibrio entre las escenas trepidantes y otras más humanas, donde se vislumbra el carácter de los personajes. Si bien podemos comparar muy fácilmente el argumento con la película Capitán América (2011), pues tiene varios puntos en común (héroe humilde, guerra, escudo que lo aguanta todo, interés amoroso que también lucha en la guerra...), la película no se estanca y logra cierta frescura. Además, la fotografía está bien y realza los movimientos poco creíbles y geniales de Wonder Woman, con cámara lenta estilo Zack Snyder que no desentona. La única escena de acción que me ha hecho poner los ojos en blanco es la final, con rayos y centellas, porque ¿qué es una película de superhéroes sin un rayo azul que surca el cielo? Ya lo hemos visto en Capitán América, Los vengadores, Iron Man, Thor... y aquí igual.

   Una última crítica es, como ya he mencionado, el abuso de efectos digitales. No acabo de entender por qué últimamente en todas las películas se sobrecarga todo de CGI. En ese sentido, Wonder Woman puede cansar (visualmente) al comienzo, con esa isla de las amazonas más falsa que un billete de 3€, y con la lucha final.

   La dirección y dirección de actores, bien. Gal Gadot brilla como una mujer fuerte aunque inocente, Chris Pine también cumple con su papel, al igual que los más secundarios.

   Conclusión: como película le pongo un 5/10. ¿La mejor película de DC últimamente? Pues mira, no lo sé porque no he visto otras de DC. ¿A la altura de Marvel? Pues sí, yo diría que sí.

   Ahora, hablemos de lo que significa la película, y no tanto lo que es.
   Lo que significa Wonder Woman es que una mujer puede ser la protagonista de una película de acción, de superhéroes, igual que lo pueden ser los hombres. Que una mujer puede luchar y a la vez ser humana y no una máquina insensible; que su cuerpo puede no estar sexualizado. En esto último se podrían haber esforzado un poco más, también he de decirlo. Gal Gadot es una actriz guapísima, arrebatadora, y reiteradas veces los personajes (secundarios especialmente) hacen comentarios de su belleza física. Sin embargo, Wonder Woman sale airosa de estos comentarios ignorándolos o contraatacándolos.

Hola, soy Wonder Woman y te recuerdo que nunca vas a ser tan guapa como yo. Pero bueno, molo mucho, así que seguro que me lo perdonas.

   También me ha gustado la visión algo irónica de mansplaining (eso de que los hombres siempre nos tienen que explicar las cosas porque somos mujeres, pobrecitas, que sabemos menos que Jon Snow en Canción de hielo y fuego). Los momentos en los que Steve intenta impedir que Diana haga algo porque es peligroso o porque es "tarea de hombres", ella le sonríe y lo hace igualmente. Eso me ha gustado, me ha gustado mucho. Es verdad que se trata de detalles, porque en otros sentidos no hay ninguna novedad: que la chica tenga que ser súper atractiva sí o sí, que su traje casualmente sea más sexy que Scarlett Johansson (¿os imagináis al Capitán América en calzoncillos en medio de una batalla?), que tenga que tener un interés amoroso...

Steve (Chris Pine) y Diana/Wonder Woman (Gal Gadot), la parejita de guapos que no podía faltar en una peli de Hollywood.
   Pero bueno, son cosas que en ocasiones también vemos en otras películas de superhéroes. Lo más importante es que una película comercial y de acción también puede estar protagonizada por una mujer y dirigida por una mujer sin que por ello cambie gran cosa. ¿Es Wonder Woman feminista? A ver, yo no diría tanto. ¿Ayuda a romper clichés? Sí, ayuda. Ayuda y bastante.

Wonder Woman demostrando al mundo que ella también puede hacer una peli de superhéroes.

   Así que si os gustan los superhéroes, si os gustan las películas con un ritmo trepidante, si os gusta la visibilización de la mujer en el cine, id a verla. No es una obra maestra, ni siquiera es una película buena. Pero en fin, pocas lo son. Y necesitamos mujeres en todas partes, no solo en los Oscar.

   PD: el doblaje al español es bastante malo. Os recomiendo mucho más la versión original.

   ¡Un saludo y feliz verano!

lunes, 3 de julio de 2017

¡He terminado mi novela! #ProyectoCat

Hola a todos. Hoy os escribo para anunciar que, después de siete meses y medio, he terminado mi quinta novela, a la que había llamado Proyecto Cat (en Twitter con el hashtag #ProyectoCat). Hablé de ella por primera vez en esta entrada. Estoy muy emocionada, como siempre que acabo una novela, pero además hay dos aspectos importantes acerca de esta. Bueno, tres.

Lo primero es que, como ya dije cuando acabé Lavinia es libertad, he conseguido por fin un hábito de escritura (lo expliqué aquí). Desde finales de 2015 me propuse escribir todos los días, aunque esté cansada o no tenga inspiración, aunque crea que estoy escribiendo un churro: el caso es hacerlo con regularidad. Pues Proyecto Cat lo empecé el 20 de noviembre y terminé ayer, 2 de julio. Tiene 171.000 palabras, 418 páginas en Word (lo de las páginas, de todas formas, depende del tamaño de la letra, del interlineado...). Sí, es un novelón (en extensión, jé). Pero lo que más me sorprende es que he llegado a una media de más de 700 palabras al día, lo cual para mí es una locura. De media. O sea, que en la práctica he escrito unas 1.000 al día, porque en febrero estuve un par de semanas sin escribir. He sido un poco más inconstante que con Lavinia es libertad, pero he escrito mucho más. Y espero que mejor, pero eso ahora mismo no lo puedo saber.

Lo segundo es que, como ya he dicho, tiene 171.000 palabras. Es mi novela más larga con diferencia; la sigue mi segunda novela, con 125.000. Tiene un ritmo lento, porque me centro en el desarrollo psicológico de la protagonista, Catalina, y no tanto en la acción.

Y lo tercero es que Proyecto Cat ha sido un auténtico bote salvavidas. El arte cura, chicos, porque yo he tenido un año complicado y este es el resultado. La literatura cura. Claro que tenía ya planificada la historia al detalle, que me hacía mucha ilusión... pero eso casi siempre lo tengo. Soy consciente de que la he escrito, digamos, a borbotones, y que me tocará una corrección exhaustiva. Pero lo cierto es que nunca había sido tan productiva en mi vida, y además con un resultado con el que, en principio, estoy satisfecha.
También he de decir que los últimos dos años estoy leyendo más y mejor, notablemente mejor. Estoy leyendo variado. Antes me limitaba a literatura juvenil y a algún clásico, pero ahora estoy probando nuevos géneros (biografías, no ficción en general, contemporánea extranjera...), libros que pensaba que no eran mi estilo, y mi capacidad de (auto)crítica ha aumentado considerablemente, así como ideas para nuevas historias. Leer mucho no te convierte en buen escritor, pero para ser un buen escritor tienes haber leído mucho y variado. Todo esto lo digo porque, hablando con muchos de vosotros, sé que nos solemos encontrar con los mismos problemas: falta de inspiración, falta de constancia, falta de tiempo, bloqueos. Y yo, después de tres novelas sin orden, planificadas pero no en profundidad, escribiendo cuando me salía de las narices, por fin he consolidado un sistema que me funciona bien. Os lo recomiendo porque el resultado, además, es muy gratificante.

¿Qué haré con esta historia? Bien, lo primero, como he dicho, una primera corrección, sobre todo estilística (repeticiones, faltas gramaticales y ortográficas) y de coherencia general (de tiempo, espacio, nombres...). Cuando acabe esa primera corrección, la dejaré en reposo,  o, como decíamos en el curso de escritura Piratas de tinta, en barbecho. Necesito hacer la corrección "seria" de Lavinia es libertad después de un año sin tocarla y dejársela a lectores cero. Si todo sale bien, la presentaré a un concurso (no puedo decir cuál). Y en septiembre volveré a esta, haré una segunda corrección algo más profunda, se la dejaré a alguien y luego, barbecho un año o nueve meses. Creo que es el mejor método para detectar errores y conseguir cierto distanciamiento.

Si queréis leer algo de esta novela, a la derecha del blog hay un gadget con etiquetas; si pincháis en la de Proyecto Cat os saldrán los fragmentos que he ido colgando a lo largo de los meses. A lo mejor colgaré más en un futuro.

¿Qué haré a partir de ahora? Bueno, tengo muchas ideas para nuevas historias, pero he de admitir que ninguna está desarrollada. Tengo mis sospechas sobre cuál será la siguiente, pero ni siquiera lo sé. Voy a estar unos meses muy centrada en las que ya tengo escritas, así que os avisaré cuando comience una nueva; probablemente hasta finales de año nada. Pero nunca se sabe... a lo mejor retomo mis relatos, que hace mucho que no escribo.

En fin, poco más. No sé si me he dejado algo en el tintero, espero que no. Muchísimas gracias a todos los que me animáis por aquí: es precioso que personas que nunca me hayan visto ni oído mi voz tengan un interés genuino por mis escritos (especialmente debo nombrar a Edurne, a Aida, a Dina, a Marina y a Adol). De verdad, es una emoción enorme. Y a los que sí os conozco también os doy las gracias, eh. Y os repito que si yo he podido, vosotros también. Y que si me necesitáis, aquí estoy.

También os recuerdo que cada vez estoy más activa en Twitter y en Goodreads. Esta última es una red social maravillosa para lectores, yo estoy encantada. También os agradezco el interés que últimamente despiertan mis reseñas allí. Me anima mucho a seguir haciéndolas.

Un abrazo,
Laura TvdB.

martes, 20 de junio de 2017

Sobre editoriales.

Hola a todos. Tengo el blog un poquito abandonado porque, como sabréis si me seguís en Twitter, estoy volcada en escribir mi novela. Pero quería hacer esta entrada porque no puedo hablar de esto con extensión en ninguna red social. Voy a hablar de editoriales.

Las personas a las que nos gusta leer y escribir dependemos –en mayor o menor medida– del mundo editorial. Y es un mundo complejo, donde el arte y el negocio se funden. Por eso es peligroso. Pero hoy no quiero hablar de lo turbio que hay detrás de los contratos, de las estafas, de las quiebras a propósito y de los disgustos, porque no me apetece y porque no lo conozco lo suficiente. Voy a hablar de algo bueno: de mis editoriales preferidas y de editoriales independientes.

Lo primero: ¿qué es una editorial independiente? Pues una empresa independiente. Sencillo, ¿no? Lo que ocurre en España (y en muchísimos países) es que, igual que con otros muchos negocios, las editoriales grandes van comprando a las pequeñas, de forma que se convierten en empresas millonarias. Esto en principio no tiene nada de malo. La práctica, sin embargo, es otra historia: al tener dinero, se tiene poder y se eclipsa al resto, y por ello es muy difícil hoy en día que una editorial pequeña y autónoma consiga las mismas ventas (en proporción), la misma distribución o el mismo crédito que los monstruos, como los llamo yo, porque acaparan la mayoría de la clientela por ser grandes, por tener mercadotecnia y publicidad, por poder costear eventos, etc. Por eso, desde aquí, os animo a todos a fijaros en qué compráis y dónde. Si amáis los libros, si amáis la literatura... no os limitéis a las librerías-franquicia enormes (El Corte Inglés, Fnac, Casa del Libro), ni tampoco a los grupos editoriales-monstruo. En la variedad está el gusto. Ejemplos de monstruos editoriales son:

- Grupo Planeta: Planeta no solo reúne a la editorial del mismo nombre, conocida por vender superventas, sino también a muchos otros sellos de mayor o menor prestigio: Tusquets, Temas de hoy, Booket (libros de bolsillo), todo Espasa-Calpe, Destino, Minotauro, Austral, CrossBooks y muchos más que me dejo.

- Penguin Random House: este grupo no es español, pero ha engullido muchos sellos nuestros. Aparte de toda la sección de Penguin y Penguin Clásicos, a Penguin pertenecen editoriales como Alfaguara, Nube de tinta, Debolsillo, Grijalbo, Montena, Plaza&Janés, Taurus o la hasta ahora independiente Ediciones B.

(No estoy diciendo que por ser grupos editoriales sean malos per se, que conste. Ni mucho menos.)

Pero en fin, quiero hablar de lo contrario. De editoriales que siguen siendo autónomas, más o menos conocidas pero que se sostienen por sí mismas, fieles a sus criterios. Os voy a hablar también de mis editoriales preferidas, que a menudo coinciden con ser independientes, aunque pondré las dependientes al comienzo.
¿Qué tiene que tener una editorial para que me guste? Pues un catálogo de libros buenos, una búsqueda de la calidad y no solo de la cantidad, unas traducciones que no parecen traducciones, una buena maquetación. En resumen, me gustan las editoriales que miman sus libros, que tratan bien tanto al autor como al lector. Que no son una máquina de hacer dinero, sino una búsqueda y una elaboración del arte. Es muy triste deformar la literatura para conseguir billetes.

Editoriales preferidas pertenecientes a grupos:

- Alianza Editorial. Alianza pertenece al grupo Anaya, pero es una editorial que ha mantenido su espíritu. Publica tanto clásicos como libros actuales, a autores nacionales y a extranjeros. Aunque con excepciones, sus traducciones son buenas y directas (o sea, que no son traducciones de traducciones como sí pasa con, por ejemplo, Austral). Rara vez sus libros tienen erratas o errores de maquetación y composición. Alianza, además, suele tener portadas bonitas (aunque eso sea muy secundario), incluso en los libros de bolsillo. Yo tengo varios de sus títulos, tanto clásicos como El guardián entre el centeno, Jane Eyre o El sí de las niñas como obras contemporáneas como Las sirenas de Bagdad (Yasmina Khadra). La sección de no ficción de Alianza es también destacable, en especial lo que atañe a filosofía y filología. Os recomiendo encarecidamente su sección de bolsillo. Y tengo muchísimas ganas de leer Los miserables, de Víctor Hugo, en la edición que tienen, íntegra, traducida por Mª Teresa Gallego Urrutia.

Edición de Guerra y paz de Alianza

Edición de Jane Eyre de Alianza (la mía).

- Austral. OJO: solo los libros españoles e hispanoamericanos. Austral es un sello de Planeta y publica clásicos. Su sección de bolsillo es un salvavidas para los amantes de la literatura española e hispanoamericana; hace poco sacaron la sección Austral Básicos, que publica libritos por nada menos que 3€. Aunque el material es muy pobre y son libros cutres, el precio realmente es irrisorio. Pero, cuidado: hablo únicamente de los libros sin traducción, porque en clásicos traducidos son un completo desastre: llegan a hacer traducciones de traducciones de la Odisea de Homero, y las que son traducciones directas suelen estar hechas por empresas de dudosa calidad. Austral es recomendable para tener algún clásico español en vuestra estantería, especialmente de los siglos XIX y XX: García Márquez, Miguel Delibes, Carmen Martín Gaite... yo, por ejemplo, tengo Nada de Carmen Laforet (bolsillo normal) y Azul... de Rubén Darío (en Básicos).

- Cátedra: me quedé loca cuando supe que pertenecía a Anaya también, porque es, probablemente, la mejor editorial española en cuanto a clásicos se refiere. Sus libros son una delicia: escogen editores excelentes, la mayoría filólogos y catedráticos especializados en la obra editada o su época. Sus clásicos suelen tener una introducción muy acertada que pone la obra en contexto. Las notas al pie son muy pertinentes y no abusan de ellas. Cierto es que las portadas de Cátedra son más feas que pegar a un padre, pero no se puede todo en esta vida. Las traducciones son excelentes. Os recomiendo encarecidamente la colección Letras Hispánicas, de clásicos españoles en versión de bolsillo. Son libros de bolsillo (o sea, baratos) pero bien maquetados y compuestos, que os acompañarán muchos años. Ante la duda de qué edición coger de un clásico español, Letras Hispánicas es vuestro pastor, nada os falta. Yo no tengo muchos libros de Cátedra porque los suelo coger de la biblioteca; solo tengo El delincuente honrado de Jovellanos, Crónicas de Indias, el Lazarillo de Tormes (editado por Francisco Rico) y El trovador. Hago una recomendación especial para Poemas de romancero, editado por Álvaro Alonso; las Cartas marruecas y Noches lúgubres de Cadalso, editado por Russell P. Sebold, y las Leyendas de Bécquer, editadas por Pascual Izquierdo (aunque la edición de Crítica es más explicativa y completa, pero quizá demasiado para un lector medio).

Anna Karénina, excelente edición de Cátedra. Milagrosamente, la imagen no da ganas de apuñalarse los ojos.

He aquí un bonito ejemplo de lo que es una portada FEA. MUY, MUY FEA. Muy de Cátedra.


Editoriales preferidas independientes:

- Siruela. Ah, Siruela. Siruela me parece la editorial independiente por excelencia (aunque un 45% de sus acciones pertenecen al grupo Anaya). Es un sello de referencia en España, y se lo ha ganado a pulso. Todos los libros de Siruela que he leído son buenos. Ni una excepción. Traducidos o sin traducir. Ficción o no ficción. Juvenil o adulto. Siruela siempre es un acierto, chicos. Su sección infantil y juvenil es oro, de verdad; ha traducido libros que de otra forma nunca habrían llegado a España. Por ejemplo Tonke Dragt, tal vez la autora neerlandesa de infantil y juvenil más importante, pero desconocida aquí hasta que Carta al rey llegó a España. Jordi Sierra i Fabra también ha publicado en Siruela, así como Cornelia Funke con la trilogía del Mundo de tinta. Personalmente, uno de mis muchos pendientes de Siruela es La Academia, novela juvenil de P.D. Baccalario (bajo el pseudónimo de Amelia Drake).

- Acantilado. Acantilado nació hace relativamente poco como la contraparte española de Quaderns Crema, un sello que publica en catalán. Pese a que nació en 1999, ya es conocida por sus libros minuciosamente escogidos y editados con una calidad admirable. Todos sus libros tienen un diseño fácilmente reconocible, con la portada y contraportada negros y la parte de arriba naranja o roja, un dibujo sencillo y con el título, el autor y (un aplauso, por favor) quién ha hecho la traducción, si la hay, en la misma tipografía. Si hay algo por lo que conozco Acantilado es porque han publicado casi toda la obra de Stefan Zweig al español. No sé si conocéis mi amor por este maravilloso y cuasi perfecto escritor austriaco (probablemente estéis hartos de oírmelo decir), pero si no, echadle un vistazo. No obstante, Acantilado no publica de cualquier manera, no. Cuidan la maquetación (casi todos sus libros tienen formato rústico con solapas), el dibujo de la portada; apenas hay erratas; las sinopsis en la parte de atrás van directas al grano, sin florituras, pero despiertan el interés del lector. Los traductores de Acantilado son unos profesionales como la copa de un pino, hombres y mujeres. Pero no estoy hablando ya de Stefan Zweig, eh. Su colección abarca ficción y no ficción, novelas y epístolas, biografías y ensayos. A pesar de que me falta mucho por leer, esta editorial es genial. Me atrevo a decir que ni uno solo de sus libros está mal escrito o es una obra literaria mediocre, pese a que no haya leído ni un cuarto de su catálogo.
La única pega que puedo poner a Acantilado es el precio de sus libros: varía de 10 a 50€, pero una novela de una extensión media puede costar fácilmente 25-30€. Soy consciente de que una editorial independiente y no demasiado grande debe mantenerse y no puede poner precios de bolsillo, pero uf, mi cartera se resiente. Por eso solo tengo dos libros suyos: La utilidad de lo inútil, de Nuccio Ordine, y Clarissa de Stefan Zweig. Ahora bien, Novelas de Zweig (un compendio de doce novelas suyas) me hace ojitos desde hace mucho. Estoy segura de que de aquí a unos años mi colección Acantilado irá en aumento.

Un libro pendiente por leer, de Acantilado


-Anagrama: creo que poca gente que lea literatura adulta no conoce Anagrama, pero por si acaso yo estoy aquí para recordarlo. Anagrama es una de las editoriales más prestigiosas de España que, además, convoca premios igual de prestigiosos: el Premio Herralde de novela y el Anagrama de ensayo. Anagrama publica literatura contemporánea, desde Truman Capote hasta Carmen Martín Gaite, desde Kazuo Ishiguro hasta Alessandro Baricco, desde Arto Paasilinna a Vladimir Nabokov. Anagrama se atreve con todo lo bueno, sea del país que sea. El diseño de sus libros también es fácilmente reconocible: de líneas rectas, ponen claramente el título y el autor con la misma tipografía en casi todos los libros, y en un recuadro central una foto, dibujo o cuadro. La colección de narrativa extranjera «normal» es de un color amarillo claro, y la colección de Compactos tiene una enorme gama de colores. Yo por ahora solo tengo cuatro títulos suyos en mi estantería: Novecento, de Baricco; Los restos del día y Nunca me abandones, de Ishiguro, y La hoguera de las vanidades, de Tom Wolfe. Anagrama tiene muchísimos títulos, muchísimos géneros, muchísimos autores. Buenas traducciones, buenas ediciones y precios muy asequibles en su colección Compactos (que son de bolsillo y suelen costar unos 10€ o menos). Un gusto. Si vais a la biblioteca, seguro que encontraréis Anagrama por todas partes. Junto con Siruela, creo que es una de las mejores editoriales españolas que hay.

Océano mar, de Baricco, es una lectura maravillosa.

Un clásico contemporáneo que quiero leer sin falta.


- Blackie Books. A pesar de que apenas he leído un par de libros de Blackie Books, me llama mucho la atención. Eligen obras rompedoras, llamativas, escandalosas a veces. Yo no estoy interesada en todo su catálogo, pero Instrumental, de James Rhodes, ya es uno de mis libros favoritos de todos los tiempos. Blackie Books es una editorial con mucha personalidad, tanto en su diseño exterior como interior. Aunque sus precios no son baratos, merecen la pena: tienen preciosas ediciones en cartoné, con traducciones excelentes. Se nota que ponen mimo a sus libros y que los eligen bien. Tengo pendientes tres títulos suyos: Cuando yo tenía cinco años, me maté, de Howard Buten; El libro de Gloria Fuertes (biografía y obra de la autora), y Tres hombres en una barca (por no mencionar al perro), de Jerome K. Jerome.

Mirad qué buena pinta tiene.


-Libros del Asteroide: nacida en 2005, tampoco he tenido la oportunidad de leer apenas muchos de sus títulos, pero me atrevo a decir que es una editorial excelente. Al igual que Acantilado, escogen minuciosamente las obras que publican y, por lo que yo he leído e investigado, no me he encontrado con ningún libro suyo mal escrito, más bien lo contrario. No voy a decir mucho más porque prefiero hablar más extensamente cuando la conozca más, como con Blackie Books. Pero ahí está, una editorial que se ha labrado el respeto de los lectores y críticos literarios en apenas una década. Tengo muchas ganas de leer Algún día este dolor te será útil, de Peter Cameron; Morir en primavera, de Ralf Rothmann y Yugoslavia, mi tierra, de Goran Vojnovic. Asombrosamente, su literatura de no ficción tiene una calidad literaria de caerse hacia atrás; lo digo porque parece que si se escribe un hecho real da igual el estilo literario. Pista: no.

Uno de mis pendientes de Libros del Asteroide. Me apasionan los libros que tratan el tema de la guerra.



- Nocturna Ediciones. Seguro que muchos conoceréis Nocturna, porque los últimos dos años ha conseguido un éxito enorme para una editorial reciente e independiente. Pero se lo ha ganado a pulso. Nocturna es una editorial que es conocida, sobre todo, por su literatura juvenil. Los títulos más famosos son de Iria G. Parente y Selene M. Pascual, James Dashner o Andrea Izquierdo, pero tienen muchos más no tan conocidos. Personalmente, tengo una relación de amor-odio con esta editorial. Creo que escogen unos libros con un enorme potencial, pero a veces no lo explotan (pasan por alto errores tontos de estilo, por ejemplo). Aunque ponen atención en todos sus volúmenes publicados, se nota cuáles tienen una intención más comercial y cuáles los publican por mero amor al arte. Han rescatado las obras de Eduard von Keyserling, autor alemán conocido en su época y que, desgraciadamente, ha caído en el olvido; también han hecho dos preciosas ediciones de Dickens, Nicholas Nickleby y La tienda de antigüedades. Publican historias originales y las dan a conocer. Cierto es que otras no son ni originales, ni relevantes, ni buenas literariamente hablando, pero a veces (repito: a veces, solo a veces) se necesita sacrificar eso para potenciar otros libros desconocidos. En todo caso, editan bien, cosa extraordinaria en libros juveniles. Me refiero a que sus libros no tienen casi erratas, están bien compuestos (interlineados, espacios, márgenes), las traducciones no están mal, etc. Creo que en Nocturna hay que fijarse en las obras que no se potencian tanto en las redes sociales, los libros que no están de moda, no solamente aquello de lo que hablan los booktubers hasta la saciedad. Ojo, eso no quita que sean malos de por sí (La flor de fuego, por ejemplo, es un libro admirable). Estoy deseando leer a autoras de su colección de adulto, Noches Blancas, como Kazumi Yumoto y Élisabeth Gille.

Por lo visto, Kazumi Yumoto abarca en sus obras el tema de la muerte de un ser querido. Tengo muchas ganas de leerla.

Y eso es todo por ahora. Quiero decir que, como habréis visto, no soy experta y me falta muchísimo por leer y aprender, mucho por investigar del mundo editorial. Pero bueno, creo que es un tema que, a pesar de todos los blogs y los canales de Youtube sobre libros, no se trata mucho. Una editorial es lo que nos permite leer libros, chicos. Tienen una importancia crucial.

Si os interesan los libros que leo, os recuerdo que tengo cuenta en Goodreads, una maravillosa red social donde apunto todas mis lecturas y escribo lo que me han parecido.

miércoles, 31 de mayo de 2017

La experiencia de leer el "Quijote".

Hola a todos. Como algunos sabréis, hace algo más de un mes por fin decidí lanzarme a leer la obra universal de la literatura española, Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra. He hizo actualizando y comentando mis avances en mi cuenta de Goodreads y de Twitter, y hoy mismo he terminado la segunda parte.

Solamente quiero expresar lo que siento hacia esta obra en una especie de reseña (esa palabra se queda muy corta, la verdad) donde, no sin esfuerzo, resumo los puntos que a mí más me han fascinado de la obra y os animo a todos a leerla. Os dejo a continuación la reseña que ya he publicado en Goodreads (podéis acceder pinchando en este enlace):

¿Cómo se puede empezar una reseña de la mejor novela de la literatura universal? Porque sí, ya no lo niego ni lo dudo. Don Quijote de la Mancha es la mejor novela, y quizá la mejor obra, de toda la literatura universal.

Quizá lo mejor sea empezar por lo difícil. Porque sí, el Quijote no es una obra fácil. Tiene más de 1.000 páginas, 400.000 palabras, 22.000 de ellas que no se repiten. Está escrita hace 400 años, tiene muchísimas referencias literarias, culturales, históricas. Tiene cientos de refranes y un vocabulario casi técnico sobre la caballería, el mar, los ropajes. Se insertan poemas y citas de otros autores. Hay historias dentro de historias, monólogos larguísimos, descripciones complejas. Y todo ello compuesto con una maestría que solo puede salir de un genio.

Millones de personas han leído el Quijote. Millones lo han disfrutado. Millones lo han aborrecido. Miles lo han estudiado. Cientos lo han estudiado a fondo. Por eso me siento un poco abrumada a la hora de hablar del Quijote, porque nada de lo que diga será nuevo. Pero si consigo convencer a una persona, aunque sea solo a una, de que lea esta obra, la saboree, la disfrute y aprende de ella, habrá merecido la pena poner esto por escrito.

¿Qué puedo decir? ¿Qué es lo mejor de esta obra? ¿El lenguaje, los personajes, la trama, la estructura? ¿La originalidad? La verdad: todo. Pero como no puedo hablar de todo, os hablaré un poco de algunas cosas.

- El lenguaje. Escribir una obra transgresora nunca es fácil. Pero escribirla y poder expresar cada una de las ideas, pensamientos, diálogos y acciones de los personajes con claridad y pureza literaria es casi imposible. Si nos encariñamos de Quijote y de Sancho es por cómo hablan y cómo los conocemos. Si los podríamos dibujar con los ojos cerrados, incluso los que no han leído la obra, es porque las descripciones que hace Cervantes son magistrales. Leed las primeras líneas del primer capítulo, ese manido y repetidísimo En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme..., solo el primer párrafo. Leedlo y pensad en cómo ha sido capaz una persona de empezar así la historia de un pobre loco a quien conocemos como si fuera ese amigo entusiasta y que en realidad da un poco de pena. Fijaos en el ritmo de la narración, en cómo parece que se recita mientras se lee.

- Los personajes. Quijote. Sancho. Cervantes inventó los personajes redondos. Sí, podéis decir que ya hay personajes profundos y redondos en muchas obras literarias anteriores, pero ninguno ha conseguido el realismo de Quijote y Sancho ni la evolución que sufren. Esa quijotización de Sancho, esa sanchificación de Quijote; ese contrapunto constante e hilarante; esos diálogos profundos. Y ojo, es que no solo los protagonistas están bien perfilados. Fijaos en algunos secundarios que ya quisieran tener otros libros: Marcela, esa mujer que no siente la necesidad de casarse y que supone una bofetada al machismo de entonces y de ahora; los duques, que quieren ocio sobre todo lo demás, a costa de jugar con el desequilibrio mental de un hombre...

- Los temas que trata. ¿Qué es libertad? ¿Qué es cordura? ¿Qué es locura? ¿Qué es la felicidad? Cervantes habla en boca de los personajes sobre la inquietud del ser humano, sobre el propósito de la vida, sobre la libertad que ansiamos y que no tenemos, o que tenemos y no percibimos. No solo es una novela, no; el Quijote tiene mucho de ensayo. Pero de ensayo de los buenos, de los que te hacen pensar a ti y no te restriegan sus ideales en la cara.

- La ruptura con lo anterior y la innovación. El Quijote es una obra subversiva, transgresora, una patada a toda la literatura anterior y una línea de salida para la posterior. La prosa no fue igual después de esta obra. La literatura no fue igual después de esta obra. El juego que hace Cervantes con la realidad supone tal choque con el momento que muchos ni siquiera lo entendieron (ojo, no lo entendió ni Lope de Vega, así que no penséis que no entenderlo era de tontos). Esa exquisita ironía que hace al criticar las novelas de caballerías creando un personaje totalmente caballeresco y a la vez anticaballeresco; ese juego de metaliteratura cuando Cervantes incluye sus propias obras en la quema de la biblioteca de don Quijote, en insertar el propio libro del Quijote en el Quijote, en la burla que hace de la falsa continuación de Avellaneda... ya quisieran muchos artistas de hoy en día jugar así con la realidad y la ficción.

En fin, podría decir miles de cosas más. Pero, para mí, esas han sido realmente las que me han hecho abrir los ojos y sentirme minúscula.
Entiendo a todos los que pensáis que es un tostón. Lo entiendo porque yo he sentido lo mismo. Tanto Quijote, Quijote y Quijote acaba creando un odio irracional a la obra. Lecturas obligatorias, lecciones metidas con calzador en la memoria para vomitarlas en el examen, incluso desprecio por parte de algunos lectores si no la habéis leído. Yo también lo he vivido. Pero la obra no tiene ninguna culpa de que haya personas que no la sepan explicar, que no sean capaces de transmitir lo que es realmente.
Si sois muy jóvenes, si no habéis leído mucho, si no entendéis bien el español, si no habéis leído clásicos, si no conocéis la historia de España de forma general o no tenéis un panorama de la literatura del siglo XVI en la cabeza, puede que no sea el momento para lanzarse de cabeza a la piscina. No pasa nada. El Quijote no es una obra para leerse en una tarde, ni bajo presión, ni con prisa. Pero sí os recomiendo que en algún momento os animéis, aunque sea una página al día, aunque leáis otras cosas a la vez, aunque tengáis que parar para buscar significados de palabras o referencias.

El Quijote es nuestro gran tesoro. Es la joya de la literatura española. Es el porqué del arte. Obras como esta nos hace mejores personas, nos enriquecen, nos purifican. Os aseguro que si leéis (leéis de verdad, entendiendo, saboreando) la obra magna de Cervantes, ganaréis.

Por último, quiero hablar un poco sobre ediciones, ya que es un tema que a menudo se pasa por alto. Yo he usado la magnífica edición de la RAE por el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte; tiene introducción y artículos de varios miembros de la Real Academia y de personas importantes del mundo literario español, pero las notas al pie son de Francisco Rico, para mí el mejor cervantista que tenemos actualmente. Las notas son numerosas, pero aclaran términos, explican refranes, incoherencias y, en resumen, ayudan al lector sin sobrecargarlo de información. El libro es de la editorial Alfaguara, es de tapa dura y tiene el precio casi risible de 13,95€, probablemente porque esté subvencionado. Es una edición excelente con un precio de libro de bolsillo. Os la recomiendo mucho. Otras ediciones (en España), como la de Florencio Sevilla Arroyo en Penguin Random House o John Jay Allen en Cátedra también están cuidadas y tienen un precio bastante asequible, y además me consta que los editores saben lo que dicen (yo misma he usado libros editados por Florencio Sevilla). Insisto que antes de comprar o leer investiguéis un poco la edición. A menudo un clásico puede parecer infumable e incomprensible porque no entendemos ciertas cosas que un buen editor sí nos aclararía. Preguntad a personas que sepan del tema (filólogos, libreros, bibliotecarios, estudiantes de literatura...) y escoged un buen libro. No os fiéis de la portada o de la tapa ni de las ilustraciones. Y, por supuesto, huid de las traducciones.

Bueno, poco más. Si habéis llegado hasta aquí, gracias por leerme. Espero haber transmitido bien lo maravillosa que es esta obra. He de aclarar que le he puesto las cinco estrellas a pesar de no ser un libro que (al menos en caliente) haya adorado, que me haya cambiado la vida y que haya leído disfrutando en cada momento. De los más de 250 libros que tengo puntuados en Goodreads, solo 9 o 10 tienen cinco estrellas, para que entendáis que no doy la puntuación máxima a cualquiera. Pero el Quijote, a pesar de tener fragmentos más pesados, se merece las cinco estrellas y más. Sí, se ha convertido en un imprescindible de mi estantería. Leerlo ha sido una experiencia que no voy a olvidar.

domingo, 9 de abril de 2017

Como renace la primavera.

Resurgiré como renace la primavera
de las ramas desnudas y el frío seco;
resurgiré como renace el ave fénix
de un montón de cenizas y de huesos.

Renazco de mí misma otra vez
con el aura tímida que anuncia el sol:
seré el blanco de una flor de lis,
verde brillante, escamas de dragón.

Superaré los engaños y las mentiras,
el miedo al pasado, las palabras enfangadas;
huyo de un «te quiero» que es «te poseo»,
de agujeros y conjuntos de nada.

Resurgiré del miedo, del vacío, del desastre,
sea tormenta, huracán, vendaval, tornado.
Volveré nueva, irreconocible, impertérrita,
y ya dará igual que sea invierno o verano.

Laura TvdB, abril de 2017.


(Este es el primer poema que escribo en mucho tiempo, y estoy extrañamente orgullosa de él. Sé que la poesía no es lo mío, pero a veces necesito intentarlo. Espero que os haya gustado. Podéis decirme lo que os ha parecido en Twitter o en los comentarios.)